CO2 transcrítico: Gas refrigerante natural más eficiente y sustentable

El primer estudio de comparación de eficiencia energética realizado en nuestro país, comprobó que los sistemas de refrigeración basados en la tecnología de CO2 transcrítico presentan un 20% más de eficiencia energética y son 4.000 veces menos contaminantes que un refrigerante químico convencional. El estudio fue apoyado por la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente y financiado por el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal y la Coalición del Clima y el Aire Limpio (CCAC), a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 

El CO2 transcrítico es un gas refrigerante natural que surge como alternativa sustentable a los refrigerantes convencionales, pues estos últimos al ser liberados a la atmósfera debilitan la capa de ozono, como es el caso de los Hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y contribuyen al calentamiento global, en el caso de los Hidrofluorocarbonos (HFC). Diversos estudios internacionales indican, además, que el CO2 transcrítico es energéticamente más eficiente que los gases químicos y que países como Chile, cuentan con las condiciones climáticas ideales para implementar sistemas de refrigeración con esta tecnología amigable con el medio ambiente.

“Sin embargo, no existían experiencias empíricas en nuestro país que confirmaran estas teorías, por lo que junto al Programa de las Naciones para el Desarrollo (PNUD) encargamos un estudio para comparar la eficiencia energética del CO2 transcrítico respecto al R-507, que es el gas refrigerante convencional”, explica Claudia Paratori, coordinadora de la Unidad Ozono de Ministerio del Medio Ambiente.

En Chile, a la fecha tres supermercados han adoptado la tecnología de CO2 transcrítico en sus sistemas de refrigeración, Tottus Alderete, Jumbo Valdivia y Jumbo La Serena. La empresa Nuova Service implementó dos de estos sistemas de refrigeración, por lo que fue la encargada de recolectar la información y realizar el estudio de comparación. “Esta es una tecnología que se desarrolló en el extranjero, por lo que los primeros estudios vienen del norte de Europa y era necesario ver si en la práctica los buenos resultados se daban también en nuestro país o no”, señala Pier Zecchetto, gerente general de Nuova Service.

Resultados favorables

Tras homologar las condiciones en dos supermercados con CO2 transcrítico y en otros dos con R-507, el estudio midió la eficiencia energética del sistema, enfocado en tres áreas de los supermercados: las salas de venta de congelados, la trastienda de elaboración de productos y las cámaras de refrigeración que almacenan la mercadería. “Medimos cuánta energía eléctrica entra y cuánta energía de refrigeración salía y, efectivamente, comprobamos que el CO2 transcrítico es más eficiente en un 20% con respecto al otro refrigerante. Es decir, 1 kW de energía eléctrica produce más kW de frío con CO2, en comparación al refrigerante químico convencional. También vimos que el CO2 transcrítico se hace aún más eficiente en la medida que baja la temperatura”, explica Zecchetto.

De esta forma, y desde el punto de vista de la sustentabilidad, el gas refrigerante natural se posiciona como una alternativa eficiente y al mismo tiempo sustentable. “Además de ser técnicamente confiable, posee bajo impacto ambiental, porque en términos de calentamiento global es 4.000 veces menos contaminante que el refrigerante químico convencional”, agrega Pier Zecchetto.

Para el especialista, Chile cuenta con el escenario ideal para continuar con el cambio de sistemas de refrigeración amigables con el medio ambiente: “En supermercados, es una tecnología que llegó para quedarse y para crecer. A modo personal, creo que en otras áreas de la economía también se va a desarrollar, sobretodo en la importación y exportación de frutas, verduras y alimentos procesados, lo que permitirá al país llegar a mercados más sofisticados y de mejor valor”.

A la fecha, cuatro supermercados con tecnología en base a CO2 transcrítico están prontos a inaugurarse: Jumbos de Antofagasta, Santiago (Independencia) y Arica; y Tottus Parque Arauco; y otros dos están en proceso de reconversión: Jumbo Puerto Montt y Maipú. Todos estos proyectos han sido financiados por los propios supermercados, excepto Jumbo Valdivia que fue cofinanciado por la CCAC, y los Tottus Alderete y Parque Arauco, que fueron cofinanciados por el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal.

“Continuar el recambio de sistemas de refrigeración, es una muy buena noticia desde el punto de vista energético y medioambiental. Chile ha sido reconocido internacionalmente por abordar los desafíos ambientales existentes y ha mostrado una activa participación en la agenda global para el desarrollo sustentable”, explica Claudia Paratori. El país cuenta con un compromiso voluntario de mitigar el cambio climático, lo que fue informado formalmente a la Secretaría de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, donde Chile afirmó que realizará acciones en esta materia. “Con esta tecnología se busca saltar la transición de los HFC para avanzar hacia alternativas sustentables definitivas, tal como nos hemos comprometido a través la Enmienda de Kigali”, finaliza Paratori.

 

Publicado en campana-ozono.