Un Océano Ártico sin hielo en verano podría darse a mediados de siglo

a rápida desaparición de las grandes masas de hielo permanente en el océano Ártico inquieta a la comunidad científica mundial. Investigadores del proyecto europeo Arctic Climate Change Economy and Society (ACCESS), reunidos desde el martes hasta este jueves en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) para debatir sobre el futuro del Ártico, han advertido que actualmente hay un 75% menos de volumen de hielo perianual que hace 20 años.

Un equipo plurinacional ha comprobado que en las tres últimas décadas han desaparecido tres cuartas partes del hielo del Ártico, última reserva por explorar en nuestro planeta. Alertan los científicos del proyecto ACCESS, cuyas conclusiones determinarán las actuaciones de los próximos 25 años en la zona, de que la capa más antigua del hielo podría fundirse en menos de 30 años, un extremo que tendría consecuencias en el clima mundial y en la subida de las aguas.

El encuentro en Vilanova i la Geltrú de 110 científicos de 27 instituciones públicas y privadas de Europa y de la Federación Rusa -epílogo a cuatro años de investigaciones sobre las consecuencias sociales, económicas, políticas y en el ecosistema derivadas del cambio climático y del aumento de la actividad en el Ártico- ha servido para extraer algunas conclusiones que tendrá que validar la Comisión Europa. La principal es que el Océano se está calentando y la temporada de deshielo dura más tiempo.

El deshielo del Ártico, continuo, tiene su origen en inviernos menos fríos y en el alargamiento del verano como consecuencia del cambio climático, según el grupo de investigadores, que presentará al Consejo del Ártico recomendaciones relacionadas con la extracción de recursos, la pesca y la acuicultura, la navegación o el transporte de mercancías.

No es un desierto

El escenario dibujado por el equipo comandado por Jean-Claude Gascard (en la imagen) abre la puerta a nuevas rutas marítimas que suponen un ahorro económico en el transporte internacional de mercancías al tiempo que implica grandes efectos sobre el clima. Un ejemplo:mayor contaminación acústica y atmosférica derivada de la intensificación de la actividad humana en la zona.

Gascard ha avisado de las consecuencias que este panorama tendrá a escala planetaria: un aumento del nivel del mar y efectos en el clima mundial. «Queremos estar en la mejor posición posible», ha dicho el coordinador del proyecto ACCESS. «Estamos intentando ser objetivos. Hacemos predicciones para alejarnos de la catástrofe. Ser optimistas o pesimistas es otra historia. Lo que es seguro es que habrá cambios», ha completado.

Gascard ha reclamado a la clase política mundial inversiones en recursos e infraestructuras en una zona que, según ha apostillado, «no es un desierto, sino que viven en ella varios millones de personas».

Propagación del ruido

El Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB), con sede en el Campus de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) en Vilanova i la Geltrú, es el único representante de España y del sur europeo en el proyecto ACCESS.

El LAB, coordinado por Michel André, ha comprobado que la presencia de hielo cambia las propiedades de propagación del ruido. Un extremo que requiere revisar las medidas de mitigación hacia la emisión de fuentes sonoras artificiales, ya que podrían causar efectos a animales a una distancia mucho más grande que en otros mares del planeta.

Los investigadores de la UPC han instalado en puntos estratégicos del Ártico un conjunto de siete hidrófonos que han registrado los sonidos de forma continua durante un año.

Se trata de una innovación pionera en el mundo, ya que los sensores identifican la procedencia de los sonidos que se producen a decenas de kilómetros, los registran y los clasifican automáticamente en tiempo real, en función de si son de origen antropogénico, natural o animal.

En cuanto a la legislación, los expertos sugieren una regulación específica para cada zona, en lugar de una única normativa global para todo el Ártico.

Publicado por: ElMundo.es

Publicado en Más Noticias.