Seremi del Medio Ambiente y Universidad de Magallanes lideran Programa de Compostaje en la región

Proyecto financiado por el Gobierno Regional compromete la participación de más de 40 asociados entre establecimientos educacionales, jardines infantiles, juntas de vecinos y otras organizaciones, además de una línea de investigación y divulgación.

El Programa de Compostaje de Residuos Sólidos Domiciliarios para la Región de Magallanes comenzó en mayo del 2015 y contemplaba guiar la utilización de composteras y vermicomposteras en establecimientos educacionales de las comunas de Punta Arenas, Puerto Natales, Porvenir, Torres del Payne y Cabo de Hornos.

Durante el 2016, la Universidad de Magallanes en conjunto con la Seremi del Medio Ambiente han continuado asesorando a establecimientos educacionales e invirtieron recursos en una planta piloto de compostaje en dependencias del Centro Hortícola de dicha casa de estudios, el que fue inaugurado recientemente y será utilizado para la línea investigativa del programa.

Uno de los objetivos es la obtención de Humus y Compost, cosechado desde el material instalado en los establecimientos educacionales y la incorporación de temáticas de compostaje en actividades de ciencia escolar. Tal es el caso del Instituto Don Bosco, Colegio Británico y Escuela Bernardo O’higgins de Porvenir, quienes han desarrollado trabajos de investigación en torno al compostaje y vermicompostaje y presentado sus resultados en el Congreso Regional de Ciencia y Tecnología.

Compostaje escolar

El taller de ciencias del Instituto Don Bosco es liderado por la docente de Ciencias Naturales Inés Iglesias, quien junto a 15 niños de segundo ciclo básico han llevado el cuidado de una vermicompostera. “En el Congreso Regional de Ciencia y Tecnología presentamos un proyecto de investigación donde comparábamos la producción de humus de eiseina foteida y lombricus terrestres. En esta comparación los niños se dieron cuenta que la lombricus terrestris basa su alimentación en raíces de plantas y descomposición de hojas, sin embargo, la eisenia foetida o lombriz californiana se puede alimentar prácticamente de cualquier residuo orgánico. Y con el tiempo nos dimos cuenta de esto, porque se murieron las terrestres”, explicó.

En el Colegio Británico las lombrices están a cargo del sexto año básico, quienes han realizado campañas para juntar residuos orgánicos en los recreos. “El año pasado tuvimos mejores resultados en la vermicompostera, pudimos obtener humus líquido y sólido. Este año ha sido un poco más lento el proceso, pero lo beneficioso es que no hemos perdido las lombrices y el curso está muy motivado. He logrado que niños se responsabilicen en ir a buscar el material, compañeros que se preocupen de ver a las lombrices y mover la tierra para que puedan alimentarse”, explicó Daniela Vargas, profesora de Biología.

En la Escuela Bernardo O’higgins de Porvenir el proceso ha sido distinto, ya que la vermicompostera es utilizada por los estudiantes del Programa de Integración Escolar, quienes a cargo del Psicólogo Alfonso Espinoza, han trabajado la responsabilidad e inteligencia emocional.

Los próximos meses serán claves para la divulgación de los resultados de este programa, ya que debería publicarse el Manual de Compostaje para Magallanes y un Documental que recopila los hitos de este proyecto financiado por el Gobierno Regional.

 

 

Publicado en Noticias, Región de Magallanes y Antártica Chilena.