Refrigerar sin dañar la capa de ozono: Dos empresas chilenas instalan inédito sistema de refrigeración.

A través de un proyecto coordinado por la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente, los supermercados Jumbo de Valdivia y Tottus de Vitacura implementaron un sistema de refrigeración con CO2 transcrítico, tecnología que, a diferencia de los tradicionales gases refrigerantes, no dañan la Capa de Ozono ni contribuyen al calentamiento global.

En abril se dio por finalizado el Proyecto “Asistencia técnica y financiera para adoptar la tecnología de refrigeración con CO2 transcrítico en un supermercado en Chile”, iniciativa que buscó facilitar la introducción de esta tecnología ambientalmente adecuada en algunos supermercados del país y, de esta forma, reducir al mínimo el uso de gases refrigerantes clorados, —hidroclorofluorocarbonos (HCFC)— que debilitan la Capa de Ozono.

El proyecto fue implementado por la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente y cofinanciado por la Coalición del Clima y el Aire Limpio (CCAC) en supermercado Jumbo de Valdivia, y por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD en Chile, en supermercado Tottus de Vitacura, previa postulación de las empresas. Esta sinergia permitió que ambos supermercados pudieran reemplazar el uso de HCFC en sus sistemas de refrigeración, por CO2 transcrítico, gas que permite refrigerar de forma amigable con el medio ambiente.

Durante la ceremonia de cierre, el Subsecretario de Medio Ambiente, Cristián Gutiérrez, destacó que la iniciativa responde a una solución integral, tal como el gobierno se lo ha planteado. “Como país adoptamos una posición de trabajo activo de contribución al cambio climático. Por lo que estas acciones con Jumbo y Tottus marcan una señal de lo que queremos seguir haciendo en materia de gestión ambiental, con un enfoque de actores múltiples que incluya al sector público, privado, la academia y organizaciones no gubernamentales”, señaló Gutiérrez.

Oportunidad ambiental y económica

Según cifras de PNUD, los sistemas de refrigeración a base de HCFC, generan 130.000 kg de gases de efecto invernadero anuales, mientras que los equipos basados en CO2 transcrítico, del mismo tamaño que los anteriores, producen a penas 16 kg de estos gases. Además, según explicó Pier Zecchetto, Gerente General de Nouvaservice, empresa instaladora de los sistemas de CO2 transcrítico, las nuevas instalaciones serían un 20% más eficientes energéticamente que las antiguas, lo cual significaría un menor gasto en consumo eléctrico para las empresas. Por otro lado, en Chile, los supermercados consumen unas 361,3 toneladas métricas de HCFC por año. Por todo esto, el proyecto quiso incentivar en este sector la adopción de la tecnología del CO2 transcrítico a través del cofinanciamiento de la implementación de la tecnología y asistencia técnica.

La ceremonia realizada en Santiago el 21 de abril, contó con la participación de la experta inglesa en refrigeración, Jane Gartshore, ex presidenta del Instituto de Refrigeración del Reino Unido, quien explicó los alcances de la tecnología con CO2 transcrítico, detallando beneficios y oportunidades. “Cuando se habla de un cambio de tecnologías basadas en HFC, implica resistencias y temores, por lo que se requiere de un incentivo externo para mitigar aquellas dificultades que puedan surgir. En otras regiones, la tecnología de CO2 transcrítico ha demostrado que puede mejorar la eficiencia energética del sistema al tener un menor impacto sobre el clima y la Capa de Ozono, en comparación con aquellas utilizadas actualmente”, apuntó Jane Gartshore.

Por su parte, Nadia Mujica, en representación de la Oficial del Programa de Medio Ambiente y Energía de PNUD Chile, valoró los resultados del proyecto: “Avanzar hacia el desarrollo sostenible requiere de un cambio profundo en la manera en que los países abordan su desarrollo, más allá de lo meramente económico, sino que en sintonía con el medio ambiente y las futuras generaciones, además de necesitar, indudablemente, de un esfuerzo del gobierno y de todos los involucrados, especialmente el sector privado. En ese sentido, los resultados de este proyecto son muy significativos, ya que demuestran que es posible aunar esfuerzos y progresar hacia lo sostenible. Un esfuerzo que además es pionero en Chile”.

En el encuentro, se hizo entrega de un Certificado de Reconocimiento a ambos supermercados. “Un reconocimiento simbólico a los dos empresas que se atrevieron a dar el primer paso para utilizar tecnología de CO2 transcrítico en el país, y demostrar sus excelentes resultados”, señaló Claudia Paratori, Coordinadora de la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente, al finalizar la ceremonia.

Beneficios del proyecto:

  • Climáticos: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).
  • Económicos: aproximadamente un 20% de ahorro energético.
  • Técnicos: tecnología amigable con el medio ambiente.
  • Desarrollo de capacidades: Capacitación a técnicos e instaladores locales, lo que se traduce en profesionales con mejores aptitudes y remuneraciones.
  • Sensibilización: Crea conciencia sobre la tecnología en la población.
  • Sinergias con el Protocolo de Montreal, especialmente a la recientemente aprobada Enmienda de Kigali, que incluye medidas de control para los HFC (potentes GEI), a partir del año 2020.
Publicado en campana-ozono.