Proyecto FPA apoyará adaptación al cambio climático con infraestructura para cosecha de agua lluvia en Lihueno

En la comuna de Pelarco, específicamente en la localidad de Lihueno, la Seremi del Medio Ambiente de la Región del Maule, María Eliana Vega,  hizo entrega del cheque simbólico por  30 millones de pesos a la Fundación CRATE, beneficiaria del vigésimo concurso del Fondo de Protección Ambiental (FPA) 2017 del Ministerio del Medio Ambiente, en la línea de Proyectos Sostenibles.

La Fundación Crate ejecutará el proyecto FPA “En comunidad hacemos frente al cambio climático consolidando prácticas sustentables en torno al agua, al suelo y bosque”, en colaboración con la Ilustre Municipalidad de Pelarco, la Escuela de Lihueno y la Agrupación de Emprendedoras Campesinas de Lihueno Alto.

La iniciativa FPA, estará orientada a la adaptación al cambio climático y  permitirá  instalar módulos de cosecha de aguas lluvias en la sede vecinal de Lihueno Alto y en la sede de Agrupación de Emprendedoras Campesinas. También, el proyecto contempla la  realización de talleres con la comunidad y los alumnos del establecimiento educacional, sobre recuperación de suelos degradados y técnicas de reforestación con árboles nativos, los que serán mantenidos con el recurso hídrico acumulado en los contenedores.

Según indicó la autoridad medioambiental regional “el cambio climático llegó, debemos adaptarnos a él, generar acciones para poder vivir y tener una mejor calidad de vida. La escasez hídrica es una constante en muchos sectores de la Región del Maule;  la época estival se está prolongando y se proyecta que las altas temperaturas  persistan entre  6 a 7 meses al año”.

Sistema de captación de aguas lluvias

En este sentido,  “el Fondo de Protección Ambiental, entrega  recursos a  proyectos comunitarios orientados al desarrollo sustentable y sostenibles en el tiempo,  y con la iniciativa se implementará un sistema  de captación y cosecha de aguas lluvias, talleres de capacitación a la comunidad entorno a la educación ambiental,  a la reutilización  y cuidado del recurso hídrico”, recalcó Vega.

Se instalarán tres acumuladores de 10 mil litros de agua en las sedes sociales. Además, se continuará el mejoramiento de un pequeño tranque con el revestimiento para mejorar la capacidad de acumulación. Por otra parte, se trabajará con la comunidad en el enriquecimiento del recurso suelo, para  así retener el agua y permitir la generación de huertos de autosubsistencia, desde el prisma de la agricultura sustentable y la adaptación al cambio climático.

Por su parte, la coordinadora del proyecto  Paola Cáceres señaló que “hay escasez del recurso hídrico en la localidad y  los vecinos consumen agua de camiones aljibes, con este proyecto FPA queremos que la comunidad sea el actor principal, para esto se efectuarán talleres prácticos para aprender a cosechar agua lluvia y así puedan utilizar el agua de manera eficiente”, concluyó.

Publicado en Región del Maule.