Ministerio del Medio Ambiente y gobierno suizo firman convenio para reducir las emisiones de material particulado en la Región Metropolitana

La iniciativa tiene como objetivo reducir el MP2,5 en el aire, a través de las instalaciones de filtros en maquinaria de construcción.

Con el objetivo de fortalecer el Plan de Prevención y Descontaminación Ambiental de la Región Metropolitana, el subsecretario del Medio Ambiente, Felipe Riesco, el embajador de Suiza en Chile, Arno Wicki, y el director ejecutivo (s) de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID), Juan Luis Eugenio Pérez Monje, firmaron un convenio para disminuir las emisiones de contaminantes atmosféricos nocivos como el MP2,5.

El subsecretario Riesco expresó que “esta iniciativa de colaboración internacional entre Chile y Suiza es un aporte concreto a la descontaminación de Santiago” y agregó que “reducir las emisiones de material particulado a la atmósfera tiene efectos positivos en la calidad de vida de las personas”.

La iniciativa contempla apoyar, a partir del año 2020, la instalación de filtros en maquinaria de construcción, como retroexcavadoras, bulldozer, asfaltadoras que en Chile no cuenta con ningún tipo de regulación de control de emisiones atmosféricas. Se estima que el 18% del MP2,5 emitido en Santiago corresponde a este tipo maquinaria.

La importancia de la regulación de las emisiones generadas por la quema de diésel radica en las emisiones de hollín (el cual está presente en el MP2,5 y está compuesto principalmente por carbono negro). El carbono negro es altamente cancerígeno y posee un potencial de calentamiento global de 2500 veces mayor al CO2. Además, estos motores operan en zonas urbanas densamente pobladas, próximos a la población, lo que hace urgente su regulación. La disminución de estas partículas ha sido una prioridad en las regulaciones y programas de descontaminación en todo el mundo, lo que se está logrando principalmente con el uso de filtros de partículas.

Otra de las medidas que contempla este convenio es el apoyo técnico en el uso de tecnologías limpias para transporte urbano, ya sea mediante la implementación de la norma Euro VI o el uso de buses eléctricos. Actualmente los buses del Transantiago que ingresen al país se deben regir por la norma Euro V, sin embargo desde el año 2019 lo deberán hacer con la norma Euro VI, la cual incluye reducción de MP2,5 y de óxidos de nitrógeno.

El actual programa de cooperación se enfocará principalmente en 3 objetivos: 1) buses libres de hollín y bajos en carbono, 2) Incubadoras de políticas municipales para maquinaria urbana fuera de ruta y 3) Red global de gestión del conocimiento. De este último objetivo, Chile tendrá la oportunidad de compartir sus experiencias como país pionero en América Latina en la certificación, implementación y fiscalización de DPF en los buses de transporte público, y en la incorporación de filtros en maquinaria fuera de ruta.

 

 

Publicado en Noticias.