Finaliza campaña de recolección gestionando más de 1400 baterías en desuso en Región de Aysén

Durante la primera campaña de 2018 se recolectaron 20  toneladas de baterías y en 2019 el recorrido por la zona sur superó la meta alcanzando 25 mil toneladas que serán llevadas a Calama.

Puerto Aysén fue el último punto de recolección de baterías del camión de la empresa Recimat que durante esta semana recogió más de 1400 baterías de las localidades de Tortel, Villa O’Higgins, Pto. Ibañez, Pto. Tranquilo, Cerro Castillo, Cochrane, Coyhaique y Pto. Aysén.

La iniciativa liderada por la Corporación Patagonia Viva, la SEREMI del Medio Ambiente y Fecunda Patagonia, y que reúne la colaboración de distintas instituciones y  empresas, sumó 25 toneladas de residuos tóxicos, superando la primera recolección del año 2018, un logro en el que, de acuerdo a la SEREMI del Medio Ambiente, Mónica Saldías, la colaboración de las municipalidades fue clave “Esta es la tercera versión y han estado diversas instituciones involucradas y la comunidad en general nos ha ayudado en esta campaña, para sacar estas baterías en desuso de nuestra región, que pueden hacer tanto daño a nuestro medio ambiente  y a la salud de las personas. Un especial agradecimiento a todas las municipalidades que estuvieron en toda la coordinación y logística de sacar cada una de las baterías que se encontraban en las localidades”, agradeció.

Dado que en la región no existen aún lugares donde la ciudadanía pueda disponer de estos elementos, la  campaña busca brindar la comunidad la oportunidad de disponer de manera correcta las baterías en desuso, evitando así el riesgo que estas revisten para la salud de las personas y el medio ambiente, ya que son considerados residuos peligrosos, pues entre sus componentes se encuentran elementos como, ácido sulfúrico y plomo los que pueden llegar a impactar suelos, aguas superficiales y subterráneas, y las personas.

compuestos por elementos como, ácido sulfúrico y plomo los que pueden llegar a impactar suelos, aguas superficiales y subterráneas, y las personas.

Distintos sectores valoraron la experiencia, desde la municipalidad de Aysén calificaron la iniciativa como “un rotundo éxito ya que creo que juntamos más de 4 palets de batería, que son cerca de 400, y estamos contentos, de hecho dimos cuenta de una batería que se rescató del rio, por unos practicantes de kayak, y eso da cuenta de que estas campañas y esta colaboración sí funciona”, declaró el Jefe de la Dirección de Obras de la Municipalidad de Aysén, Sebastián Villagra; mientras que el SEREMI de Energía, Juan Luis Amenabar espera potenciar una colaboración futura “Nosotros como sector de Energía, tenemos muchos proyectos fotovoltaicos, cuyas baterías ya están llegando a su vida útil, entonces estamos haciendo programas de recambio de baterías y espero que vuelvan, porque vamos a tener mucha carga y va a ser muy útil todo lo que están haciendo, así que los felicito”.

Campaña de recolección extiende sus horizontes   

La campaña en coherencia con el fomento al reciclaje, la reutilización y el desarrollo de una economía circular en nuestro territorio, no termina aquí, según comentó la Representante de Fecunda Patagonia, Paulina Monsalve “no vamos a bajar los brazos, vamos a seguir en esto así que estén atentos porque se viene una cuarta versión” Así también el representante de la Corporación Patagonia Viva, Feisal Ahuile aseguró que la campaña continuará en otras zonas de la Patagonia  “Hacemos el llamado y la convocatoria al resto de lo municipios a estar muy atentos a lo que va a ser el trabajo para el desarrollo de nuevas campañas durante el 2019, donde incluiremos también el sector de los fiordos. Estaremos en Melinka prontamente trabajando, y luego avanzaremos en cumplir los compromisos de otros municipios incluidos, Palena, Futalefú, que también nos están solicitando el apoyo para que en conjunto como comunidad, podamos resolver esta problemática que es de todos y que unidos, la podemos enfrentar de mucho mejor manera y con el éxito que hemos logrado hasta la fecha”.

Las 25 toneladas de baterías que zarparon desde Puerto Chacabuco, serán llevadas a Calama por Recimat, la única empresa en el país certificada para esta labor. Una vez en la planta de tratamiento, serán separadas en sus tres componentes: plástico, ácido sulfúrico y plomo, los que serán transformados en lingotes para la fabricación de nuevas baterías.

Publicado en Noticias, Región de Aysén del General Carlos Ibañez del Campo.