Seremi del Medio Ambiente asiste a encuentro de voluntarios para proteger Santuario de la Naturaleza “la Lobería de Cobquecura”

El 1 de Septiembre de 1992, La Lobería de Cobquecura y la Iglesia de Piedra fueron declaradas Santuario de la Naturaleza por Decreto 544 del Ministerio de Educación, y desde entonces se realiza cada verano un encuentro de voluntarios para la protección del lobo marino y su hábitat.

Reconocida a nivel Nacional, este Santuario de la Naturaleza se encuentra ubicado en la comuna de Cobquecura, Provincia de Itata, con una extensión de 5 kilómetros de norte a sur por el borde costero y un ancho de 500 metros desde la orilla de la playa hacia el oeste, con una superficie total de 250 hectáreas. Cuenta con cuatro grandes roqueríos que están a solo 50 metros de orilla de la playa y que albergan una población de más de 2000 ejemplares de la especie lobo marino de un pelo (Otaria byronia).

La iniciativa de proteger este lugar, nació del Comité de Gestión del Santuario “Islote La Lobería”, del cual CODEFF es parte, junto a la Municipalidad de Cobquecura, la Gobernación de Itata, Seremi de Medio Ambiente de Ñuble, Sernapesca, INJUV y la Universidad de Concepción y varios voluntarios, quienes todos los años en época estival implementan educación ambiental especialmente a los turistas que visitan la playa.

En esta oportunidad se reunieron autoridades, vecinos y pescadores, para dar inicio al voluntariado N° 26, quienes cuentan con equipamiento para brindar atención primaria a los lobos y posteriormente dejarlos en su hábitat.

“Son aproximadamente 120 lobos que varan en las costas en época estival. Contamos con una casa rodante, una unidad móvil de Sernapesca, y un corral para proteger a las crías que nacen en esta época, por lo que es necesario asistirlas en caso de que varen en la bahía, y brindarles la protección requerida a través de la alimentación, hidratación y cuidados básicos. Es súper importante señalar que ésta especia sale con hipotermia del mar y que deben pasar por lo menos dos días de descanso para volver al agua. También contamos con carpas para darle atención primaria, donde nos cercioramos que los lobos no tengan heridas, para posteriormente dejarlos en su hábitat”, comentó Daniel Andrade, Director del Servicio Nacional de Pesca.

Este ecosistema, no solo alberga lobos, también se encuentran especies de aves como el Jote, el gallinazo y la gaviota dominicana, que son parte de la biodiversidad de este lugar.

El Alcalde de la comuna, Julio Fuentes Alarcón, recuerdó que hace algunos años estos lobos eran exportados a Japón para extraer el aceite de su piel. “Este fue el inicio de que Cobquecura comenzara a preocuparse de esta especie como parte de nuestro ecosistema, y así el primer voluntarios en el año 1991 se comunicó con Codeff, y llegó a la comuna para hacerse cargo del cuidado de esta especie. Estamos aquí para proteger parte de nuestra fauna, tenemos el apoyo de nuestras autoridades y eso lo hace más fácil”.

“Estamos contentos de ser parte de este comité, y de algo tan emblemático como la protección del el lobo marino y la biodiversidad de la Comuna de Cobquecura, Treguaco y Coelemu, trabajando todos juntos para hacer de este programa un ejemplo a nivel mundial, relacionado con la protección de la fauna marina. Esta comuna es parte fundamental del desarrollo de nuestra Región, somos la costa oficial de Ñuble y proteger nuestra flora y fauna está dentro de la Estrategia Ambiental, Por lo que es importante que hoy la comunidad sean los actores principales del trabajo que se haga en conjunto, para que exista una real sostenibilidad de los recursos Naturales”, recalca Patricio Caamaño, seremi de Medio Ambiente.

Luciano Pérez,  Director de Codeff, al respecto agregó que “la naturaleza no le pertenece a nadie, no distingue fronteras. Todos tenemos roles; Bienes Nacionales, ministerio del Medio Ambiente, la Municipalidad, Carabineros,  Sernapesca, todos colaboran en una construcción conjunta, para lograr conservar y proteger nuestra biodiversidad, lo que se hace en Cobquecura actualmente es turismo de la conservación de un santuario y esto es un gran ejemplo para Ñuble”.

Desde el año 2008 la Universidad de Concepción, participa activamente en el comité de gestión del  Santuario y ha visto el tema científico de los lobos. Se ha ido aprendiendo sobre la dinámica de la población de estos lobos y su condición ambiental, con el objetivo de poder tener un plan de contingencia frente un problema o impacto ambiental que alteren la vida de esta especie.

Actualmente los voluntarios de Codeff, Sernapesca, INJUV y UdeC, se albergarán en los sectores de la Lobería y la iglesia para  dar inicio al programa de protección del lobo marino de Cobquecura.

Quienes quieran participar de estas instancias, sólo deben cumplir con ser mayor de 18 años y contar con una salud compatible a las actividades que se van a realizar.

Publicado en Región de Ñuble.