ENCÍCLICA LAUDATO SI (Alabado Sea)

 

Mensajes claves:

-El papa Francisco describió el continuo daño a la naturaleza como «una pequeña señal de la crisis ética, cultural y espiritual de la modernidad».

-La solución, dijo, requerirá de un alto grado de sacrificio y lo que llamó una «audaz revolución cultural» en todo el mundo.

 

-Además señaló que «Hay una íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta».

 

Cinco ideas centrales:

1. El calentamiento global es real.

El papa escribe que «hay un consenso científico sólido» que se trata de un fenómeno innegable.

Si no se toman medidas para frenarlo se reducirá el agua potable, dañará la agricultura, conducirá a la extinción de algunas plantas y animales.

También advirtió sobre el peligro del aumento en los niveles de los mares que podrían terminar inundando algunas de las ciudades más populosas del mundo.

2. Es principalmente el resultado de la actividad humana.

Reconoció que el cambio climático se da en parte de manera natural pero que los estudios científicos indican que su «principal» causa somos los humanos.

Sostuvo que el «consumismo inmoral» ha llevado a la sociedad a un comportamiento que permite la degradación continua del medio ambiente.

«La tecnología basada en combustibles fósiles muy contaminantes -sobre todo el carbón, pero aún el petróleo y, en menor medida, el gas- necesita ser reemplazada progresivamente y sin demora», advirtió.

3. Los países ricos tienen una «deuda ecológica» con los países pobres.

Los países en desarrollo están a la merced de las naciones industrializadas que explotan sus recursos para alimentar su producción y consumo, una relación que el Papa calificó como «estructuralmente perversa».

Rechazó el argumento de que solo a través del crecimiento económico se puede resolver el hambre, la pobreza y se puede recuperar el medio ambiente.

Llamó esa filosofía «un concepto mágico del mercado».

4. Creación de instituciones internacionales fuertes

Se necesitan regulaciones a nivel gubernamental para frenar el calentamiento global, pero es esencial instituciones eficientes y organizadas con la potestad de sancionar a quienes incumplan las normas.

«Es esencial lograr un consenso global para enfrentar problemas más profundos que no pueden ser resueltos por las medidas unilaterales de países individuales», dijo.

Pero indicó que las regulaciones por sí solas no resolverán todo el problema. Pidió un cambio de perspectiva ética global para cuidad de la naturaleza y hacer que los pueblos sean prioridad.

5. Presión a los líderes políticos y sacrificio individual

Identificó que «muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico y político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas, tratando sólo de reducir algunos impactos negativos del cambio climático».

Hizo un llamado para que individuos formen redes sociales para presionar a los líderes políticos y para ayudar a los que han quedado desamparados y desempleados debido al cambio climático.

También instó a todos a hacer pequeños cambios en sus hábitos diarios, incluyendo el «uso de transporte público, compartir viajes en auto, plantar árboles y apagar luces innecesarias».

  La encíclica en 20 puntos:

– El papa pide «cambios profundos» en los estilos de vida, los modelos de producción y consumo y las estructuras de poder.

– Critica «el rechazo de los poderosos» y «la falta de interés de los demás» por el medio ambiente.

– Afirma que la Tierra «parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería».

– Llama a «limitar al máximo el uso de recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar».

– Se refiere a «una general indiferencia» ante el «trágico» aumento de migrantes «huyendo de la miseria empeorada por la degradación ambiental».

– Critica la privatización del agua, un derecho «humano básico, fundamental y universal» que «determina la supervivencia de las personas».

– Asegura que «los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre» y habla de «una verdadera deuda ecológica» entre el Norte y el Sur».

– Se refiere al «fracaso» de las cumbres mundiales sobre medio ambiente, en las que «el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común».

– Apunta al «poder conectado con las finanzas» como el responsable de no prevenir y resolver las causas que originan nuevos conflictos.

– El papa cree necesario «recuperar los valores y los grandes fines arrasados por un desenfreno megalómano».

– «Cuando no se reconoce (…) el valor de un pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad, difícilmente se escucharán los gritos de la misma naturaleza».

– Para el papa, «es una prioridad el acceso al trabajo por parte de todos».

– Entiende que «a veces puede ser necesario poner límites a quienes tienen mayores recursos y poder financiero».

– Pide que las comunidades aborígenes se conviertan «en los principales interlocutores» del diálogo sobre medio ambiente.

– Critica la «lentitud» de la política y las empresas, que sitúa «lejos de estar a la altura de los desafíos mundiales».

– El papa cree que la «salvación de los bancos a toda costa (…) solo podrá generar nuevas crisis».

– Critica que la crisis financiera de 2007-2008 no haya creado una nueva regulación que «llevara a repensar los criterios obsoletos que siguen rigiendo el mundo».

– Asegura que las empresas «se desesperan por el rédito económico» y los políticos «por conservar o acrecentar el poder» y no por preservar el medio ambiente y cuidar a los más débiles.

– Cree que la solución requiere «educación en la responsabilidad ambiental, en la escuela, la familia, los medios de comunicación, la catequesis».

– El papa anima a los cristianos a «ser protectores de la obra de Dios» porque «es parte esencial de una existencia virtuosa».

Publicado en Sin categoría.