Presentan avances de Proyecto de Pronóstico de Calidad del Aire en Concepción Metropolitano

Profesionales del equipo de trabajo del Proyecto CONAIRE, financiado por el Gobierno de Francia y de Chile, presentaron la “Propuesta de Implementación del Sistema de Pronóstico de Calidad del Aire para el Concepción Metropolitano”, herramienta de gestión ambiental  fundamental para el adecuado diseño del futuro Plan de Descontaminación para Concepción Metropolitano, y con alcances para las provincias de Biobío y Ñuble.

La iniciativa surgió del memorándum de entendimiento entre el Ministerio del Medio Ambiente y la empresa ARIA Technologies S.A. de Francia, lo que se traduce en una concesión de € 410.609 por parte del Ministerio de Economía y Finanzas de la Industria del Gobierno Francés para el desarrollo de esta iniciativa, que pretende mejorar el entendimiento de fenómenos meteorológicos locales que dominan dispersión de contaminantes para implementar políticas de mitigación y un sistema de pronóstico ARIA regional.

Nomar Fernández Proboste, Jefe del Departamento de Asuntos Atmosféricos de la Seremi del Medio Ambiente de la Región del Biobío, comentó que “esta empresa está desarrollando una herramienta que nos será útil en el contexto de realizar una buena interpretación de la calidad del aire, que requiere del dato del contaminante de interés  y una interpretación meteorológica, de manera de hacer un buen cruce de datos y una adecuada anticipación a lo que puede ocurrir en un evento futuro. Lo que pretendemos es anticiparnos a los episodios críticos comunes en invierno y aplicar las medidas de manera de no llegar  a un aire irrespirable como señala la comunidad muchas veces”.

El profesional de la Seremi del Medio Ambiente informó también que  se ha avanzado desde Mayo de 2014 en el levantamiento de información -como inventarios de emisiones- para incorporarla en el software. “Creemos que en el transcurso del invierno esta herramienta va a estar terminada y probablemente podamos utilizarla, pues es una herramienta que se deberá analizar, considerando que el Ministerio dispone también de otros instrumentos. Muestra de ello es que el año pasado, en el período de alerta sanitaria, trabajamos con pronósticos de la DMC, pero esto hay que ir perfeccionándolo y cada día aparecen nuevas ecuaciones que te permiten una mejor interpretación”.

Por su parte, Anaïs Labigne, encargada del Proyecto CONAIRE por parte de la empresa ARIA Technologies, comentó que “hemos trabajado en la implementación de los datos metereológicos en el sistema, datos de emisiones obtenidos gracias al aporte de la Seremi del Medio Ambiente de la Región del Biobío y hemos centralizado una cartografía e la dispersión de la calidad del aire en la zona. Todavía no hemos realizado la campaña de medición que iniciaremos en Mayo, cuando comienzan las ocurrencias de contaminación en la zona. Trabajaremos desde Mayo a Septiembre y ahí  tendremos una fase de comprobación de datos obtenidos por estaciones metereológicas y las de calidad del aire y los comparamos con el modelo, para calibrarlo y obtener uno más robusto”.

Labigne destacó que “la particularidad de nuestro sistema de pronóstico es tomar en cuenta la dispersión fotoquímica  de los contaminantes, pues cada uno de éstos tiene un efecto químico entre otro y se genera otro contaminante, y este modelo considera esa reacción, lo que permitiría pronosticar con 48 horas de anticipación algún episodio utilizándo datos reales cuyo nivel de asertividad es complejo, pero entre los meses de medición podremos determinar el grado de efectividad del pronóstico”.

El Proyecto CONAIRE se propuso instalar en la zona metropolitana de Concepción el sistema Aria Regional, para lo que ha sido necesario cartografiar la Región del Biobío, incluyendo Concepción, Chillán y los Ángeles (topografía y uso de suelo); implementar un catastro temporalizado de las fuentes de emisión de las ciudades principales del Biobío (tráfico vehicular, industria, artesanía, vivienda), así como contaminantes que tienen impacto a distancia (partículas, ozono, otros); alimentar un sistema de modelación,  dispersión, transporte y transformación química de los contaminantes, y calcular y visualizar las evolución a nivel del suelo de los principales contaminantes.

Comparte:
Publicado en Noticias, Región del Biobio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.