Implementan acciones de mitigación para conservar árbol más amenazado de Chile: El Ruil

Gracias a la ejecución del Plan de Recuperación, Conservación y Gestión (RECOGE) del Ruil, se están desarrollando acciones para favorecer la sobrevivencia de este fósil viviente que debemos resguadar para la humanidad.

El Ruil, es una especie arbórea emblemática para la Región del Maule y fue declarado “En Peligro” de extinción el año 2007. Presenta un deterioro importante por lo que actualmente la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente de la Región del Maule, se encuentra ejecutando acciones prioritarias del Plan de Recuperación, Conservación y Gestión (RECOGE) del Ruil (Nothofagus alessandrii), el que tiene como objetivo desarrollar e implementar acciones y asistencia técnica en propiedades con presencia de esta especie.

El Plan RECOGE Ruil, apunta a la elaboración de lineamientos para el monitoreo de efectos del cambio climático sobre esta especie arbórea. Además, contempla la implementación de acciones de restauración y conservación de la especie y su hábitat; y la elaboración de un programa de sensibilización y educación para la conservación del Ruil. También, el plan permitirá la actualización de la información general de los fragmentos con Ruil, y la recopilación de iniciativas de investigación, manejo y conservación.

Según explica el representante del Ministerio del Medio Ambiente en la Región del Maule, Pablo Sepúlveda, “como gobierno estamos convencidos que es necesario aumentar los esfuerzos para la conservación de éste árbol que se encuentra declarado en “Peligro de Extinción”. Esta especie forestal ha disminuido considerablemente, por lo que la puesta en marcha del Plan RECOGE Ruil, es una oportunidad para implementar y desarrollar acciones en el corto y mediano plazo, destinadas a mantener las poblaciones de este fósil viviente que es exclusivo de nuestra región y el cual debemos conocer y valorar”, manifestó Sepúlveda.

No es cualquier árbol

Dentro de los recursos naturales y de la diversidad de especies arbóreas del país, el Ruil tiene un lugar privilegiado, no es cualquier árbol. Se trata de una de las especies nativas y endémicas, menos conocidas en el país y el área geográfica donde se desarrolla.

El Ruil, pertenece a la familia Nothofagaceae, que significa “falso roble”, y su origen hasta hoy, no está explicado, pero se postula que su procedencia es del continente antártico, con un proceso evolutivo de a lo menos 60 millones de años. Lo que implica que es una especie muy antigua, un fósil viviente para la humanidad.

Otra característica del Ruil, es que se ubica en sitios muy específicos, restringido de la Cordillera de la Costa, entre las comunas de Curepto y Chanco, en laderas con orientación sur, donde la humedad aumenta y la luz solar es tenue, por esta razón, se considera una especie endémica, o exclusiva de esta zona del planeta.

Especie única y muy antigua

Por su parte, Pedro Garrido, académico y consultor sostiene que “los efectos del cambio climático, como altas temperaturas, disminución de precipitaciones e incremento de radiación solar están provocando estrés en los árboles y quemaduras en sus hojas. Además, son afectados por la invasión de especies foráneas como el Pinus radiata, cuyas semillas aladas son dispersadas por el viento, esta invasión es intensa en las zonas con Ruil afectadas por incendios forestales”.

Por su parte, José San Martín, destacado investigador, añade que “se trata de una especie única, endémica, muy antigua, relicta, rara, con amenazas en su hábitat, en peligro de extinción y además considerada monumento natural”.

Acciones de resguardo

Con la implementación de este instrumento de gestión ambiental del Ministerio del Medio Ambiente (MMA) se establece un conjunto de acciones para recuperar y conservar la especie, con el fin de disminuir algunas amenazas críticas.

La iniciativa se desarrolla en las comunas de Curepto, Constitución, Empedrado y Chanco, donde se distribuye el Ruil y considera incorporar a los pequeños propietarios en la protección y cuidado de la especie, junto a medidas de resguardo como establecer parcelas cercadas para investigar la respuesta recuperativa post-incendio del Ruil y efectuar el control de especies exóticas invasoras. También, se construirán senderos interpretativos ambientales en los predios. “Lo importante es que ya nos encontramos trabajando con pequeños propietarios para la conservación de esta gran especie”, concluyó, Pablo Sepúlveda, Seremi del Medio Ambiente.

Publicado en Región del Maule.