Finaliza proyecto FPA “Identidad Mapuche en Empedrado” de la Asociación Indígena Newen Mapu

En el jardín botánico, situado en el complejo Agustín Quintana y Bravo de la comuna de Empedrado, se concretó el proyecto “Identidad Mapuche en Empedrado”, iniciativa que se enmarca en la línea de Protección y Gestión Ambiental Indígena del Fondo de Protección Ambiental (FPA) 2016.

Gracias al financiamiento de 5 millones de pesos, por parte del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), la Asociación Indígena Newen Mapu, construyó una ruka en la comuna de Empedrado, para disponer de un lugar para desarrollar la cosmovisión mapuche y efectuar talleres que potencien el turismo vivencial, la promoción del patrimonio cultural y el rescate de los diferentes usos de las hierbas medicinales, por medio del reconocimiento y la valoración de la flora nativa.

Otra característica del proyecto  FPA, es la reactivación de la relación armónica entre hombre, la tierra y la naturaleza, porque en este espacio se impulsará la recuperación de oficios ancestrales y  la utilización de los recursos naturales, desde la sustentabilidad en el territorio.

Ceremonia de cierre del proyecto

Durante la ceremonia de cierre de la iniciativa participó la Seremi de Medio Ambiente de la Región del Maule, María Eliana Vega, junto a la presidenta de la Asociación Indígena Newen Mapu, Magdalena Panguinao; el representante de CONADI, Iván Lepian Pilquinao, funcionarios de la Municipalidad de Empedrado, profesionales del programa Servicio País de la Fundación para la Superación de la Pobreza y vecinos del sector.

En la ocasión, la autoridad medioambiental regional, señaló que “este proyecto es muy relevante porque es importante rescatar las tradiciones y potenciarlas. Newen Mapu, ha levantado una ruka como un lugar de encuentro para la comunidad y este espacio puede convertirse en  un atractivo turístico para Empedrado”.  Además, “gracias a este proyecto se realizaron capacitaciones sobre la cocina ancestral, el uso de las hierbas medicinales,  el patrimonio natural local y la importancia de conservar el entorno, para que las futuras generaciones puedan conocer y disfrutar este patrimonio ancestral”.

La ruka será un punto de encuentro de la comunidad y permitirá valorar prácticas ancestrales y ambientales, por eso fue situada en el jardín botánico de la comuna, el que cuenta con árboles nativos. El lugar, sin duda, es favorable para generar una conexión con el mundo espiritual, fomenta el espacio de diálogos intercultural, en pos de la conservación del entorno.

En este sentido, la  presidenta de la Asociación Indígena Newen Mapu, Magdalena Panguinao, manifestó “estamos muy contestos, gracias al Ministerio del Medio Ambiente podemos tener nuestra ruka y con la colaboración de los profesionales Servicio País, nos apoyaron muchísimo en el desarrollo del proyecto”.

 

 

 

 

Publicado en Región del Maule.