Avances en terreno: Acciones para el control del castor en Río Marazzi

La cuenca formada por el cauce principal del río Marazzi, en Tierra del Fuego, es una de las tres áreas piloto del Proyecto GEF Castor, en donde se realizan labores de erradicación de la población de castores y monitoreo de la recuperación de los ecosistemas que están siendo invadidos por la especie.

“Un solo castor es capaz de matar 200 árboles de lenga, o echar abajo una lenga de cien años, doscientos años o quizá más. Un árbol de 40 centímetros de diámetro debe tener entre 80 a 100 años, pero en dos o tres noches el castor lo echa abajo. Quinientos años de bosque destruidos en un ratito”. Así de tajante es Edgard Cárcamo, uno de los seis jóvenes que integran el equipo que trabaja en el control del castor en el río Marazzi, en Tierra del Fuego. El territorio, que abarca 453 km de cauces y un total de 45.243 hectáreas, es uno de los tres pilotos del Proyecto GEF Castor. “Somos un grupo reducido, nadando contra la corriente, pero tratando de hacer algo que es necesario”, asegura Cárcamo. El equipo de tramperos es liderado por Mauricio Chacón, jefe de guardaparques del Parque Karukinka, con más de trece años de experiencia lidiando con la problemática del castor en terreno.

El piloto en la cuenca del Río Marazzi tiene como objetivo validar y desarrollar metodologías de trabajo para propietarios privados, así como obtener datos específicos a partir de las capturas, tales como las características del sitio, número y posición de trampas, apoyo logístico requerido, días de trabajo, posicionamiento con GPS de recorridos, madrigueras y diques, y registro fotográfico del sitio, entre otros. “Otra de las medidas, considera la destrucción parcial de diques construidos por castores, con el fin de restaurar el caudal de los chorrillos afectados. Todos los datos que se levanten serán incorporados a un sistema de información, el que será clave para desarrollar herramientas a nivel estratégico”, señala Juan Francisco Pizarro, encargado de Recursos Naturales y Biodiversidad de la Seremi de Medio Ambiente de la Región de Magallanes y La Antártica Chilena y director regional del Proyecto GEF Castor.

Arduo trabajo hacia la recuperación

Parte del equipo del proyecto visitó el piloto y pudo constatar la diversidad de ecosistemas del lugar, lo que dificulta el trabajo en terreno. En la parte central de Tierra del Fuego hay pequeños riachuelos asociados al río Marazzi, conocido como el ecosistema de la estepa patagónica. La topografía es ondulada, con valles cerrados de baja altura y planicies hacia la desembocadura del río, las que han sido inundadas por la presencia del castor. Las aguas de las terrazas se congelan por el frío y la vegetación impide avanzar en ciertos sectores. “Lo más difícil es el factor climático. Tuvimos nieve, hielo y lluvia, además de que el acceso también ha sido complicado. Acá las matas de un metro ochenta, y los calafates de la misma altura, son más grandes que el promedio de altura del mismo equipo”, cuenta Mauricio Chacón, mientras relata las adversidades de recorrer miles de hectáreas buscando diques y madrigueras de castor.

Además del control del castor y el monitoreo del área, se tomarán datos para evaluar el impacto en la cuenca y restaurar los flujos de agua. Todo el trabajo será monitoreado en forma permanente, lo que permitirá desarrollar una guía para la erradicación del castor en este tipo de ecosistemas. Las experiencias adquiridas por la ONG Wildlife Conservation Society (WCS), socia ejecutora del proyecto, permitirá elaborar indicadores de recuperación de territorio.

Según Alejandro Kusch, investigador de WCS, debido al tipo de ecosistema de la zona, la recuperación será lenta, sin embargo, antes de finalizado el proyecto se podrán identificar cambios en las zonas que fueron afectadas y de esa forma establecer indicadores simples de monitoreo para los años consecutivos. La sistematización de la experiencia en los sitios piloto permitirá contar con un manual práctico sobre estrategias de cooperación público-privadas para la gestión del castor, a modo de propuesta metodológica para la erradicación, control, manejo, alerta temprana y restauración de los ecosistemas afectados.

El Proyecto GEF Castor es financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF por sus siglas en inglés), a través de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Ministerio del Medio Ambiente.

 

 

Publicado en Región de Magallanes y Antártica Chilena.