Alumnos de Andacollo estudian vegetación nativa apta para sitios mineros abandonados

En la escuela Patricio Lynch de Andacollo se está desarrollando un interesante proyecto de educación ambiental que consiste en enseñar a alumnos de 7° y 8° año básico cuáles son las especies vegetativas que tienen la capacidad de absorber metales pesados desde el suelo y que puedan ser utilizadas para crear áreas verdes en los sitios mineros abandonados de la comuna.

El proyecto denominado “Nuestro entorno puede ser mejor, demos una mano” es uno de los ganadores del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente y fue ideado por la Agrupación para el Control del Medio Ambiente y Desarrollo Social de Andacollo (CMA).

El proyecto contempla clases en terreno en un relave ubicado en el sector de Churrumata (a 4 kilómetros al sur oeste de la ciudad) y clases en un laboratorio de biología creado especialmente para esta iniciativa. En total, son 44 estudiantes los que participan en este proyecto que busca incentivar el interés en el área científica y medioambiental.

La seremi del Medio Ambiente, Verónica Pinto, destaca que esta iniciativa resulta valiosa para la comuna de Andacollo, al ser la única zona de la Región de Coquimbo declarada como zona saturada por material particulado y donde próximamente entrará en vigencia un Plan de Descontaminación Atmosférico. “Esperamos que los estudiantes de Andacollo participen activamente de este proyecto de investigación y educación ambiental que busca el desarrollo de bioindicadores sobre la fitorremediación, es decir, el manejo y recuperación de los suelos usando plantas que controlan el levantamiento de tierra o polvo de estos sitios”, plantea.

Jose Calderón, dirigente social de la agrupación CMA, explica que se eligió trabajar con esta escuela, porque es uno de los establecimientos certificados ambientalmente por el Ministerio del Medio Ambiente, dado que dentro de su malla curricular imparten una clase exclusivamente de desarrollo sustentable. “Nuestro fin es que los alumnos se involucren en cuanto a la fitorremediación, ya que en hay muchos relaves en Andacollo y hay algunos  que son estériles totalmente, no tienen plantas”.

Marllory Villar, directora de la escuela, señala que para el plantel educativo “este proyecto va en beneficio de crear conciencia ambientalista en nuestros estudiantes” y agrega que con la implementación del laboratorio de biología y las clases en terreno “es muy importante involucrar a los apoderados, porque ellos se comprometen cuando son sus hijos los que los motivan,  son los niños los que mueven a las familias”.

Con el fin de detectar cuál es la visión de los alumnos en relación a los relaves mineros, Fredie Collao, asesor técnico del proyecto, explica que a los estudiantes se les aplicó un test de conocimiento general que posibilitó identificar los intereses y preocupaciones medioambientales de los jóvenes. Además, indica que les está enseñando la composición química y física de los pasivos mineros. “Ellos quieren que Andacollo sea una comuna limpia y que la gente viva en un ambiente más saludable… el hecho de que salgan a terreno permite que adquieran un mayor conocimiento sobre los relaves”.

Para los estudiantes, ha resultado novedoso aprender con mayor profundidad el tipo de vegetación que podrían ser utilizadas en los tranques de relave. “Ha sido una experiencia genial y entretenida, porque aprendimos que no sólo en tierra limpia pueden crecer plantas, es sorprendente e interesante ver que en los relaves, que es tierra contaminada, pueden nacer plantas”, opina Paul Avendaño alumno de 8° básico.

La seremi del Medio Ambiente informa que las organizaciones sociales que estén interesadas en levantar proyectos similares a éste en que se fusiona la educación ambiental con medidas de descontaminación, o bien que apunten al desarrollo sustentable, las postulaciones a la versión 2015 del Fondo de Protección Ambiental están disponibles hasta el 30 de septiembre en la página web www.fpa.mma.gob.cl.

Publicado en Región de Coquimbo, Regiones.