Unidad Ozono realiza seminario sobre alternativas sustentables para el sector de espumas

Expertos en la materia dieron a conocer tecnologías de aislamiento térmico que no deterioran la capa de ozono y tienen nulo o bajo poder de calentamiento global, por lo que se posicionan como opciones eficaces para reemplazar las espumas de poliuretano convencionales en base a HCFC y HFC.

El martes 11 de septiembre se llevó a cabo el seminario “Espuma de poliuretano, una mirada a las alternativas sustentables”, organizado por la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente, dirigido al sector de espumas de poliuretano. El encuentro se enmarcó en las actividades a realizar en el mes de la protección de la capa de ozono y la segunda fase del Plan de Gestión para la Eliminación de los HCFC en Chile (HPMP), que con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), busca reducir y eliminar el consumo de los Hidroclorofluorocarbonos (HCFC) en el país, pues son sustancias que deterioran la capa de ozono.

“Nos acercamos a nuevas opciones de aislamiento térmico, con sustancias amigables con el medio ambiente, lo que resulta bastante relevante para el país, para Naciones Unidas y el Protocolo de Montreal”, dijo Paloma Toranzos, jefa de Programa Gobernanza y Desarrollo Sostenible de PNUD Chile. “Como PNUD apoyamos a los estados en la búsqueda e implementación de alternativas de consumo más sostenibles, por lo que agradecemos instancias como éstas, en donde podemos sentarnos a dialogar sobre las mejores opciones para el país”, agregó Toranzos.

Opciones ambientales

“La industria se está enfrentando a una transición tecnológica. Venimos de la primera generación de los gases fluorados, que fueron señalados como los responsables del daño a la capa de ozono. Luego hubo una segunda generación, de los HCFC, que, aunque en menor medida, también tienen cierto grado de daño; hasta llegar a la actualidad, con los Hidrofluorocarbonos (HFC), en donde contamos con sustancias que si bien no dañan la capa de ozono, sí tienen alto poder de calentamiento global”, explicó Salvador Mejía, representante de la empresa Honeywell, que durante los últimos años se ha dedicado a desarrollar la tecnología de espuma con base en Hidrofluorolefinas (HFO) en distintas regiones, una alternativa sustentable a las espumas convencionales usadas para aislación térmica.

“El sector de espumas ha ido avanzando hacia alternativas tecnológicas que no dañen la capa de ozono y tengan nulo o muy bajo poder de calentamiento global, y Solstice®, producto comercializado por Honeywell basado en la molécula HFO-1233zd(E), cumple con esas características. Además, está en sintonía con las normativas internacionales, no es inflamable, su uso es seguro para el ambiente, no requiere de fuertes inversiones en instalación, y no está catalogado como un material que contribuya a compuestos orgánicos volátiles”, señaló Mejía.

Otra alternativa abordada en el seminario, fue la tecnología HFO-1336mzz, que surge como la forma más directa para reemplazar el HCFC-141b en sistemas de poliuretano. “Es una tecnología segura, no es irritante, no es inflamable, tiene un desempeño de aislamiento muy semejante al HCFC-141b, por lo que su sustitución es directa con excelente performance, y es de bajo costo de conversión”, indicó Inaise Balestero, representante de la empresa Chemours.

Los especialistas profundizaron los detalles técnicos de cada alternativa, y los asistentes pudieron resolver dudas y hacer las consultas relativas al uso, factibilidad y aplicación. Al mismo tiempo, las empresas proveedoras de sistemas para la producción de espuma de poliuretano Austral Chemicals, Espumlátex, Solex y Synthesia, estuvieron presentes en el seminario y dieron a conocer las opciones que ofrecen en el mercado y el estado de sus compañías en materia medioambiental.

Tendencia internacional

Finalmente, Miguel Quintero, consultor y experto internacional, presentó una visión global de las opciones disponibles en el mercado en espumas de poliuretano para el reemplazo del HCFC-141b. “Todos los países en desarrollo, entre ellos América Latina, están en la segunda fase del cambio de tecnología, reemplazando los HCFC por sustancias que no dañen la capa de ozono y no contribuyan al calentamiento global. Quedan paneles discontinuos, espumas en bloques y espumas en spray, que todavía falta reemplazar. De ahí que el Protocolo de Montreal en 2007 estableciera no sustituir HCFC por sustancias más dañinas respecto al cambio climático y le dio prioridad a las pequeñas y medianas industrias”, explicó Miguel Quintero.

Según el experto, cada vez hay más compañías que se van convirtiendo a tecnologías nuevas, y es una tendencia en alza a nivel internacional, por lo que es un tema que el sector debe atender y sus técnicos y profesionales seguir informándose al respecto.

El seminario buscó reunir a los usuarios del sector espuma con los proveedores, de manera de avanzar en los compromisos que ha adquirido el país en cuanto a la reconversión de gases, según señaló Claudia Paratori, coordinadora de la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente, a los asistentes: “Para nosotros es muy importante este encuentro y que ustedes logren la reconversión. Estamos con un requisito del Protocolo de Montreal que indica prohibir importación y uso del HCFC-141b a partir 1 de enero de 2020, queda solo un año, por lo que los animamos a resolver sus dudas y a adelantarse a estas exigencias de carácter mundial”.

Publicado en campana-ozono.