Realizarán Plan Piloto en Quillón para trasladar colonias de murciélagos desde las viviendas

La presencia de colonias de murciélagos en la población Eduardo Frei, en la comuna de Quillón, ha causado desde hace años diversas molestias en los vecinos con ruidos constantes, olor a amoníaco por sus desechos orgánicos y  alteraciones en la estructura de las viviendas, situación que llamó a la Gobernadora de Ñuble y el Seremi del Medio Ambiente a diseñar un Plan Piloto que busque las mejores soluciones considerando que se trata de una especie protegida por el Servicio Agrícola y Ganadero al cumplir un importante rol en la actividad silvoagropecuaria.

“El Programa de Restauración Ecosistema Cayumanque nos permite ofrecer una alternativa para implementar un Plan Piloto en la comuna de Quillón, y cuya propuesta inicial será trasladar las colonias al Cerro Cayumanque o analizar nuevas alternativas, pues los vecinos están viviendo una condición de insalubridad, considerando también la protección de nuestra avifauna. Esto requiere de una labor multisectorial entre la Gobernación de Ñuble, nosotros como Seremi del Medio Ambiente, Serviu, SAG y la autoridad sanitaria quienes hemos tomado la decisión de buscar la mejor solución”, señaló el Seremi del Medio Ambiente, Richard Vargas Narváez.

En la oportunidad, profesionales de las instituciones públicas convocadas por la Gobernadora de Ñuble junto al Seremi del Medio Ambiente, dieron a conocer las líneas de trabajo que cada servicio dispone, así como los obstáculos administrativos que será necesario considerar para implementar una solución en base al Plan Piloto propuesto.

Antecedentes

Existe una colonia de murciélagos en la población Eduardo Frei de Quillón, de la cual se presume su instalación  después del terremoto del 2010, y su incremento desde  el incendio forestal del 2012. Los murciélagos habrían encontrado refugio en alrededor de 200 casas de la población, cuyas edificaciones contemplan techos de cholguán y sin aleros.

Como ya se mencionó, el malestar de los vecinos se debe a que sienten ruidos constantes, olor a amoníaco por sus desechos orgánicos, y  alteraciones en la estructura de las viviendas, para lo que ya se ha confeccionado un plan de trabajo de mejoramiento de viviendas, donde el Serviu realiza un catastro para luego generar una postulación al programa de mejoramiento del patrimonio familiar (3 UF por familia/100 UF gobierno), contando con el apoyo y asesoramiento del SAG, para esta especie protegida por sus beneficios en la actividad silvoagropecuaria.

Existen antecedentes de alteraciones en la salud física y psicológica de los habitantes de las viviendas afectadas, destacando problemas respiratorios por inhalación de amoníaco, alteraciones del sueño por ruidos, y enfermedades por contacto con ectoparásitos de los murciélagos y que el murciélago es un reservorio natural del virus  de la rabia, que puede activarse ante situaciones de estrés. Estos antecedentes manifiestan la urgencia de un manejo pronto y adecuado de esta situación.

Publicado en Noticias, Región del Biobio, Regiones.