Ministro Mena: “los huertos escolares generan espacios vivos de aprendizaje para el ciudadano ambiental que necesita el país”

Lechugas, rúculas, acelgas y tomates y otras hortalizas puebla junto a almácigos construidos con cáscaras de huevos, el patio de la Escuela José Bernardo Suárez de Macúl. Este establecimiento educacional fue el escenario ideal para lanzar que el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, el director nacional de la Junaeb, Jaime Tohá y el alcalde de la comuna, Gonzalo Montoya, lanzarán el Programa Huertos Escolares a nivel nacional.

Los Huertos Escolares nacen como una de las medidas del Plan Contrapeso de la Junaeb, la que consiste en utilizar el huerto escolar como herramienta pedagógica dentro del establecimiento educacional, entregando a la comunidad escolar la posibilidad de desarrollar conocimientos, aptitudes y prácticas que ayuden a prevenir la obesidad y promuevan los estilos de vida saludables y ambientalmente sustentables.

El Ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena destacó que los huertos escolares, no solo permiten a los alumnos obtener de manera lúdica información sobre la producción de alimentos –como la preparación de la tierra, los almácigos, e calendario de siembra, el compostaje y otros–, también genera valiosos espacios vivos de aprendizaje para el ciudadano ambiental que necesita nuestro país. Por eso, agregó, “es una muy buena noticia trabajar en huertos escolares, herramienta son fundamentales para los niños del futuro”, afirmó el ministro de Medio Ambiente.

Jaime Tohá de Junaeb, en tanto, indicó que con los huertos escolares abrimos una puerta para que las niñas y niños sean partícipes de su alimentación, se involucren y comprendan el valor de una buena alimentación, equilibrada, sana, con más verduras, frutas, y por supuesto más rica. “La idea es que lo que vea en el plato lo valoré, conozca todo el trabajo que hay para hacerlo y de esta manera lo quiera comer”, comentó el director de Junaeb.

Este proyecto se está realizando, actualmente, en 12 establecimientos de la Región Metropolitana y la Región de O’Higgins. Un trabajo intersectorial realizado en conjunto con el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, FAO e INDAP.

Contrapeso es una política pública que apunta a la modificación de conductas, para lo cual se considera una estrategia del cambio de hábitos que incluye en esta primera etapa, 50 medidas específicas y concretas que se alinean con los Programas Junaeb, estableciendo así una intervención estructural, y no individual, para que la forma en que interactúa el estudiante en su entorno y viceversa, contribuya a que sus hábitos sean activos y saludables.

Publicado en Destacados, Noticias.