Fondo de Protección Ambiental promueve restauración ecológica de la Selva Maulina en humedal en Linares

En el Centro para el Desarrollo Sustentable “Huelemu” en la comuna de Linares, se realizó la ceremonia de cierre del proyecto del Fondo de Protección Ambiental (FPA) 2016 del Ministerio de Medio Ambiente: “Restauración Ecológica de la Selva Maulina en Humedal del sector Puente Alto”.

La iniciativa medioambiental, contó con el financiamiento de 5 millones de pesos, otorgado por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) y contempló que  la organización ecológica desarrollara un proceso de reforestación con especies nativas y la construcción de una laguna en el sector de Puente Alto, a las afueras de Linares. Con el objetivo de fortalecer el proceso de regeneración del bosque nativo e incrementar la biodiversidad del humedal.

Según destacó la Seremi del Medio Ambiente de la Región del Maule, María Eliana Vega, “este Fondo de Protección Ambiental va directamente orientado a la recuperación y la conservación de un  humedal en la zona central en la región del Maule. Gracias a estos recursos,  se ha construido de manera artificial un cuerpo de agua para albergar la flora y fauna, tanto terrestre como acuáticas”.

Añadiendo que “la idea principal de este proyecto es impulsar la reforestación de especies endémicas que poblaron originalmente la región. Nos referimos,  al amenazado  bosque maulino que es un bosque húmedo, con características similares al bosque valdiviano, y que actualmente,  podemos encontrar en pocos sectores  y en menores superficies de nuestra región”.

Regenerar y promover bosques comestibles

Este proyecto, además permitió dar a conocer temáticas de educación ambiental, por medio de talleres de capacitación, charlas a la comunidad de Puente Alto y Guadatún en Linares, sobre los beneficios de la bosquicultura, la agroforestación y de los bosques comestibles que son  básicamente un gran huerto que proveen alimentos,  están compuestos de árboles nativos, frutales, arbusto, hierbas medicinales, trepadoras, vegetales comestibles, entre otras especies.

Desde la premisa que mientras más bosques permitamos que crezcan ayudará a regularizar el ciclo del agua, mitigará los efectos del cambio climático. Debido que los bosques son los pulmones de la tierra, proporcionan aire limpio y son capaces de reducir el CO2.

Por esto, Ricardo Valdés director del centro de investigación para el desarrollo de la bosquicultura manifestó que  “el objetivo principal del proyecto fue restaurar el ecosistema que ha sido utilizado por muchas décadas  por la agricultura convencional.  Porque en esta zona el bosque se cortó hace unos 80 años y desde el año pasado, comenzamos a realizar la restauración ecológica, plantando bosque nativo y otras especies que también pueden ser productivas y con este proyecto FPA, tuvimos la posibilidad de fortalecer la reforestación y generar un humedal, con la creación de una laguna que va a potenciar la vegetación y la interacción de especies”.

Recalcando que el vínculo con la comunidad y el vecindario es fundamental para comprender la importancia de la restauración ecológica “las capacitaciones y la transferencia de conocimientos en restauración ecológica, lo que fue y cómo vamos a recuperar este lugar; sobre bosques comestibles que es imitar los ecosistemas naturales de los bosques pero hacerlos productivos con una gran diversidad de especies, para que la gente pueda conocer la visión y otras técnicas de manejo”, concluyó el representante de Huelemu.

Publicado en Noticias.