Chile y Ecuador buscan reducir efectos del cambio climático en ciudades costeras de ambos países

Iniciativa, que favorecerá  en nuestro país a Antofagasta, considera la instalación de un moderno sistema de alerta temprana.

Con el propósito de reducir la vulnerabilidad a inundaciones por el cambio climático en las ciudades de Antofagasta y Taltal (Chile) y Esmeraldas (Ecuador), los Ministerios del Medio Ambiente de ambos países a través del Banco del Desarrollo de América Latina (CAF) desarrollarán el proyecto regional “Reducción de la vulnerabilidad climática y riesgo de inundaciones en áreas urbanas y semiurbanas en las ciudades de América Latina”, que será financiado por el Fondo de Adaptación de Naciones Unidas por alrededor de 14 millones de dólares, unos 9 mil millones de pesos.

La iniciativa, coordinada a nivel regional por la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente de Antofagasta y en la que participan el Ministerio de Obras Públicas, DGA, DOH, DMC, ONEMI y sus contrapartes regionales, además de los municipios de Taltal y Antofagasta, permitirá incorporar un enfoque de adaptación en estas ciudades costeras (sujetas a riesgos climáticos) basado en riesgos, colaboración intersectorial y desarrollo de una cultura de adaptación.

El proyecto considera, entre otros productos, la incorporación de un moderno sistema de alerta temprana, que contempla la instalación de estaciones meteorológicas y la adquisición de un sistema de detección de tormentas.

El seremi del Medio Ambiente, Rafael Castro, explicó que “las actividades se focalizarán en las comunas de Antofagasta y Taltal y contemplan la construcción de infraestructura para enfrentar eventos de aluviones (obras de control aluvional) en quebrada Bonilla; la instalación de un sistema de alerta climática temprana y medios para alertar a los residentes en caso de emergencia (sirenas, SMS, mensajes de radio) en eventos de aluviones. También contemplará mejoras en los sistemas de monitoreo, generación de capacidades para las instituciones y comunidades e intercambio de experiencias entre los países”.

Dentro de los resultados esperados se encuentra además, la actualización del plan de manejo de aguas lluvias, mapas de rutas de evacuación y señalización; así como un completo trabajo de educación y sensibilización ciudadana.

Cabe precisar que el Fondo de Adaptación de Naciones Unidas fue establecido en 2001 para financiar proyectos y programas concretos de adaptación al cambio climático en los países en desarrollo; es un mecanismo financiero de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Protocolo de Kioto.

Publicado en Región de Antofagasta.